La digitalización en el mercado de distribución de material eléctrico

La digitalización en el mercado de distribución de material eléctrico

Según nuestros datos, el sector de la distribución de Material Eléctrico, mueve anualmente más de 3.100 millones de euros y ocupa de forma directa a unas 10.000 personas. Una de las características más distintivas del mercado de la distribución de material eléctrico español es que está muy fragmentado. Está integrado por muchas empresas medianas y pequeñas, con facturaciones de entre 20 y 600 millones de euros. Su tamaño relativamente pequeño las coloca en una posición vulnerable frente a los cambios, pero también les dota de mucha agilidad y capacidad de reacción, lo que, junto con su profundo conocimiento del sector, las hace especialmente fuertes.

 

Afortunadamente, la situación actual del mercado eléctrico es buena. Desde 2014, el sector creció alrededor del 28% y en 2018 se ha seguido consolidando. Para los dos próximos años, se esperan crecimientos seguros y sostenidos y, durante los cinco siguientes, moderados. Esta tendencia positiva ha sido favorecida por un momento económico de cierta estabilidad en el que hemos experimentado un crecimiento del consumo, la creación de empleo y el mantenimiento de unas condiciones de acceso al crédito favorables. Esto ha permitido invertir en construcción, industria, renovación energética, redes inteligentes, energías renovables, etc.

 

Sin embargo, no podemos perder de vista que se trata de un mercado en pleno proceso de transformación debido a la digitalización, con los retos y las oportunidades que ello conlleva. Las empresas del sector deben aprovechar este momento de estabilidad económica para abordar las reformas necesarias y cambios estratégicos.

El cliente cada vez es más digital: ahora mismo, de una u otra forma, el 60% de las ventas ya pasan por la web, aunque solo sea en la fase de consulta técnica. Además, un gran número de productos están siendo conectados. Los profesionales del sector no pueden ignorarlo y, por eso, deben poner todos sus esfuerzos en digitalizarse. Desde Schneider Electric, detectamos cierta preocupación en el sector por esta transformación digital. Muchos distribuidores ya la contemplan en sus planes estratégicos, pero para la mayoría todavía es un futurible. Muy pocas compañías están liderando realmente este proceso y éstas son las que se están diferenciando del resto.

Se trata en efecto de un proceso imprescindible, que les facilitará ser más competitivas, productivas e innovadoras. Para acometer estos retos, que no son pocos, el canal deberá apostar por la formación y la especialización.

 

Existen varias tendencias que están impactando en la economía actual. Entre ellas, la digitalización, la renovación y la búsqueda de la eficiencia. Todas estas mega tendencias pueden abrir nuevas oportunidades, pero todas ellas pasan por la especialización, la gran clave para el crecimiento del sector eléctrico.

 

La relación entre digitalización y especialización es muy estrecha: la primera es una herramienta para acceder a la segunda, ya que hace más fáciles todos los procedimientos y las relaciones y permite que los profesionales se enfoquen en formarse e invertir, pasos imprescindibles para especializarse.

 

El distribuidor digitalizado buscará nichos de diferenciación, tanto en lo que respecta a puntos de venta o showrooms, como a capacitación. Dominará la comunicación digital, tanto interna como externa. Esto le permitirá adaptarse a cada tipo de cliente específico y garantizar la mejor experiencia de compra.

 

 

El instalador profesional del futuro

 

Teniendo en cuenta todo lo comentado, el instalador profesional tiene, y tendrá, un papel clave en la difusión del Internet de las Cosas (IoT), de la innovación y de la conectividad, pero, para aprovecharlo, los profesionales del sector deben dar un giro a sus negocios e incorporar actividades de mayor valor añadido. Volvemos a redundar en la especialización: el instalador profesional del futuro estará formado y contará con unas grandes capacidades técnicas, además de las herramientas necesarias para responder a las demandas de la digitalización.

 

Por supuesto, la digitalización y el IoT le ofrecerán grandes oportunidades de crecimiento, al enriquecer su oferta y soluciones con un mayor valor añadido a sus clientes. Además, se crean nuevos negocios, como los servicios relacionados con las instalaciones conectadas.

 

Escenario colaborativo

 

En un escenario en el que cada actor se especializa en un aspecto concreto, la interrelación es fundamental. Trabajar en compartimentos estancos no hará crecer al negocio. Esta interrelación se debe establecer tanto dentro del mismo sector como entre sectores. Aquí es donde entra la colaboración entre distribuidor y fabricante, por ejemplo, una relación fundamental para afrontar nuevos retos que, en solitario, sería imposible poder alcanzar.

 

A Schneider Electric, como fabricante de producto y proveedor de tecnología, soluciones y servicios de campo y digitales, los profesionales del sector eléctrico nos demandan mucho apoyo en el camino de la digitalización. Y es que, gracias a la colaboración, el sector podrá crecer más y de forma más sostenible. Además, como país, solo trabajando de forma conjunta conseguiremos que la digitalización alcance su pleno potencial.

 

Autor: De la Rosa, Eugenio

Descarga el artículo completo en pdf aquí